Bueno, ustedes pensarán ¿Y qué tienen que ver los programadores con las fusiones entre empresas?. Pues mucho, desde el novato hasta el más experimentado se verá envuelto en el torbellino provocado por la compra, fusión, e incluso por la desaparición de la empresa en que trabaja. Aunque sea una pequeña empresa o sea un Freelance, si pasa a formar parte de un conglomerado más grande pues se verá afectado.

¿Afectado en qué?. Bien, quizás tenga que recalificarse un 100% en la tecnología que emplee el otro, sea de IDEs, de lenguajes de programación, de Sistemas Operativos, de redes, de nube con sus servicios XasaS, etc.

Quizás también se vea afectado por tener que implementar en la "nueva" sucursal todo lo definido en la "nueva" casa matriz, incluso sin contar con informáticos de cualquier naturaleza y especialidad que hubiesen trabajado en la sucursal, bien porque fueron despedidos, bien porque o aceptaron los "nuevos" términos y renunciaron.

Los escenarios posibles son tan variados como que cada "fusión", por llamarle de alguna manera, es única, y por ende los retos a vencer también serán únicos.