Bajo los cascos de Rocinante cometí la mas feliz quijotada de mi vida.

Corrían los años 80 del siglo pasado, y mi amigo Peter y yo estando en un evento científico de la Universidad, leímos en un flyer que en "El Bodegón de Bartolo", un bar cafetería cercano, desde las 10 AM se podía consumir con cerveza en barra libre y no pudimos aguantar, para allí salimos junto a la novia de Peter, Yanai.

Cuando llegamos al bar nos informan que no, que no hay nada de nada hasta las 5 pm, y entonces Yanai nos dice: Miren, aquí cerca vive una amiga mía, vayamos a tomar café.

Al llegar a la casa nos recibió una joven alta, tiposa, de pelo y ojos negros, de largas piernas, con una saya carmelita. Yo nunca olvidaré esta primera aparición de Ileana ante mis ojos.

Tomamos el café, conversamos un rato, y nos fuimos, pero a las dos cuadras, en un parque donde hay una estatua de El Quijote montado en su caballo Rocinante y literalmente bajo los cascos de Rocinante paré a mis amigos y les dije: Miren, si Ustedes quieren sigan a la lectura de obras de Ciencia Ficción que íbamos a ver, pero antes me tienen que introducir de nuevo en la casa de donde acabamos de salir, y ya ahí pues yo sigo...

Regresamos sobre nuestros pasos, y ya frente a Ileana nos inventamos una fiesta ese mismo sábado en casa de Peter, fiesta que no era tal porque solo iban a ir cuatro parejas, entre ellas la de Ileana y yo, que ni siquiera éramos pareja todavía. Nada, fue un "encajillo" preparado para que yo estuviese departiendo esa tarde noche con Ileana.

¿Y quién les dice que nos casamos a los tres meses de habernos conocido?. Yo recuerdo que su padre, Rubén, cuando fui "a pedirle la mano de su hija" me dijo: Yo creo que Ileana no sabe lo que está haciendo. A lo que le respondí: Pues yo estoy muy claro de lo que hago, ya tengo 30 años, soy un hombre hecho y derecho, y aunque Ileana solo tenga 23 yo la voy a hacer muy feliz.

Nos casamos en 1984, y a estas alturas, en el año 2021, ya tenemos 37 años de casados, y hemos sido esposos, amigos, y amantes, las tres cosas a la vez.

¿Por qué esposos, amigos, y amantes? Pues porque los esposos comparten responsabilidad, pero si no son amigos se pasarán la vida discutiendo, y si no son amantes buscarán placer fuera del matrimonio. Los amigos solo están juntos cuando lo desean, se toleran muchas cosas, y se comprenden y perdonan. ¿Y los amantes?. Bueno, imagínenselo...

He sido el hombre mas feliz de la tierra al compartir mi vida con Ileana, juntos hemos pasado muchas cosas tristes y muchas cosas buenas, tal y como es la vida misma.

¡ Gracias Ileana por ser mi esposa, mi amiga, y mi amante !.

Y gracias por soportarme y ser mi guía en todos los aspectos.

Te quiero mucho.

Octavio.

Pin It

No hay ideas en “Conocí a Ileana y por un momento fui El Quijote.”

Deje su comentario

En respuesta a Some User