Corrían los años 70's y entonces solamente contábamos con una computadora de 32 Kilo Palabras de 12 bits, como he comentado, pero los problemas que debíamos resolver, sobre todo estadísticos, necesitaban de muchos más recursos.

Entonces me di a la tarea de "burlar la burocracia" de los Centros de Cálculo con su manera de trabajar: "entrega en papel el programa y los datos" y luego de días o semanas: "ven a recoger tus resultados" o "el programa no compiló" o "el programa dio error", lo que hacía que arreglásemos en papel los problemas y los volviésemos a entregar, repitiéndose todo el ciclo una y otra vez.

¿Qué cómo lo hice? Pues asistiendo y aprobando los cursos variados cursos de operador que cada Centro de Calculo ofertaba por su cuenta, como por ejemplo: "Perforador de Tarjetas", "Perforador de Cintas Perforadas", "Operador de impresoras", "Operador de Computadoras", y demás de índole parecida.

Entonces, con el/los títulos en la mano solicitaba "tiempo de máquina" en horas extra, donde por la jornada laboral las computadoras no iban a ser utilizadas, sobre todo los fines de semana, y cuando me interpelaban diciendo "no puedes" yo les restregabas por la cara "pues mira, ustedes mismos me certificaron en todos los puestos de trabajo de este Centro de Cálculo" y así pude derribar las barreras y poder utilizar directamente las computadoras de mayor capacidad y velocidad que la nuestra.

Y no crean, a veces llegaba el lunes por la mañana el programa que estaba corriendo desde el viernes en la tarde todavía no entregaba resultados.

Pero el enfrentarme y resolver problemas como éste último será tema de otro artículo.

Octavio Báez Hidalgo.

Pin It

No hay ideas en “Cintas, Tarjetas perforadas, y Tiempo de Máquina.”

Deje su comentario

En respuesta a Some User